InicioFruta frescaActualidadPeluches de alpaca: pareja arequipeña conquista China con productos artesanales

Peluches de alpaca: pareja arequipeña conquista China con productos artesanales

Peluches de alpaca son todo un éxito en China. Oswaldo y Gloria, un matrimonio de artesanos de Arequipa, son los grandes responsables de este boom al otro lado de nuestro continente.

- Advertisement -

Oswaldo y Gloria, un apasionado matrimonio de artesanos de Arequipa, Perú, ha logrado un éxito inesperado al ver cómo sus encantadores peluches de alpaca conquistan el mercado chino. Lo que comenzó como una modesta artesanía desde su adolescencia se ha convertido en un fenómeno global que ha transformado sus vidas de manera radical.

La pareja, vestida con la colorida indumentaria que identifica a los pueblos andinos, aterrizó en Shanghai para participar en la sexta edición de la Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE). Esta feria ha sido el trampolín que eliminó los más de 17,000 kilómetros de distancia entre Arequipa y China, abriendo las puertas a un mercado de 1,400 millones de personas para los productos de Oswaldo y Gloria.

Esposas arequipeños se miran fijamente en China con indumentaria oriunda de Perú.

“Si no fuera por la alpaca, no estaríamos aquí, en un lugar tan lejano”, comparte emocionado Oswaldo Mamani, destacando la importancia de este evento que ha marcado un antes y un después en su carrera artesanal.

La alpaca, un símbolo peruano

La alpaca, animal emblemático de las regiones andinas de Perú, se ha convertido en el símbolo distintivo de los productos de la pareja. “La alpaca es un símbolo de Perú y cuando se habla de alpaca, se habla de mi país”, afirma con orgullo Mamani.

Antes de este extraordinario éxito, la vida no era sencilla para este hábil artesano, quien apenas lograba vender unas centenas de unidades y dependía de pedidos esporádicos para mantener en marcha su pequeño taller. Sin embargo, en 2016, una visita inesperada cambiaría el rumbo de su vida.

La empresaria china Ma Yuxia, también conocida como María, descubrió los productos de Oswaldo y Gloria durante su visita a Perú en busca de tejidos de alpaca. Compró algunos muñecos en su tienda para regalar a sus clientes, desencadenando un giro inesperado en la fortuna de la pareja.

Así nación Warmpaca

Desde entonces, Ma Yuxia fundó la empresa Warmpaca y estableció una conexión invaluable con Oswaldo y Gloria. “Quedé asombrado de que el primer pedido fuera de mil unidades, cuando para nosotros 50 o 100 ya era mucho”, recuerda Mamani, destacando la increíble transformación que experimentaron gracias a este nuevo capítulo en su vida artesanal.

Warmpaca, presente en la CIIE desde su primera edición, ha evolucionado junto al evento, expandiendo su estand de nueve a 36 metros cuadrados y ampliando su oferta a más de 200 categorías. La asociación ha permitido a Oswaldo y Gloria enviar entre 20,000 y 25,000 unidades a China cada año, con una estabilidad impresionante en los pedidos.

Ciudadana china elige un recuerdo de una alpaca de peluche.

El negocio ha florecido, incorporando a hermanos y a unas diez familias al proceso de fabricación de muñecos. El matrimonio Mamani se ha convertido en un ejemplo representativo de los numerosos beneficiarios directos del vasto mercado chino.

Peluches de alpaca, la producción de una familia

En la actualidad, el equipo de artesanos peruanos asociados con Warmpaca supera las 400 personas, pertenecientes a más de 20 familias, experimentando un notable aumento en sus ingresos. Muchos artesanos han buscado activamente la colaboración con Ma Yuxia después de reconocer el potencial del mercado chino.

Stand de Warmpaca en China, lugar donde se ofrece peluches de alpaca.

En la última exposición, Ma Yuxia presentó el debut del abrigo de alpaca como novedad, anunciando planes para participar en futuras ediciones de la CIIE y extendiendo invitaciones a artesanos peruanos para visitar China durante cada evento. El viaje de Oswaldo y Gloria es un testimonio del poder transformador de la artesanía y la conexión entre culturas, demostrando que los sueños pueden cumplirse incluso a miles de kilómetros de distancia.

Más Información