InicioFruta de exportaciónEspecialesGota a gota: el pago de tu vida por cuotas

Gota a gota: el pago de tu vida por cuotas

La modalidad de préstamos extorsivos recorre las calles de Perú sin ningún obstáculo. Víctimas, incluso, llegan a pagar dinero que nunca pidieron prestado.

Escribe Iveth Xiomara Yamunaqué Gonzales

Dos jóvenes que se dedicaban al préstamo de dinero bajo la modalidad denominada gota a gota fueron asesinados a balazos en el parque Almirante Miguel Grau, ubicado en el asentamiento humano del mismo nombre, en el distrito de Castilla, Piura, en el norte del Perú. 

Las víctimas fueron identificadas como Willi Quinde Vásquez (27) y Flavio Mija García (30). Según testigos, los jóvenes conversaban en una banca junto a dos amigos cerca de las 10. 30 a. m., el viernes 2 de junio del 2023, cuando fueron sorprendidos por dos sujetos, quienes llegaron en moto lineal. Uno de ellos disparó contra los jóvenes.

Flavio Mija murió en el lugar, mientras que William Quinde pidió ayuda; sin embargo, los vecinos no quisieron involucrarse en lo sucedido. Minutos después falleció. 

El actor del crimen subió a redes sociales un vídeo donde muestra la brutalidad con la que asesina a ambos muchachos.

La Policía cree que los asesinatos responden a un ajuste de cuentas, ya que las víctimas mantenían rencillas con los criminales y una de ellas presenta antecedentes penales.

Madre de cordero

Cuando a finales de los noventa nació la modalidad criminal gota a gota, en Medellín, Colombia, sede de uno de los mayores carteles de narcotráfico, se inició un conteo regresivo para personas con bajos recursos en América Latina, quienes al pedir préstamos terminaron ahogadas por la presión o amenazas y pagando por cuotas su vida.

El mecanismo del gota a gota es simple: se presta un monto de dinero de manera inmediata, sin garantías, a una tasa de interés que excede ampliamente la utilidad (20 % a 40 % mensual) y se llega a cobrar, con violencia, si es que el beneficiario no cumple con cronograma de pago pactado.

El Ministerio del Interior del Perú define a esta modalidad criminal como préstamos que ofrecen dinero fácil, rápido y sin trámites, los cuales se presentan atractivos en el inicio; sin embargo, tienen intereses muy altos, por lo que se vuelven imposibles de pagar. Las víctimas son personas naturales y pequeños comerciantes en su mayoría.

Dinero por obligación 

El rugir de una motocicleta es una tortura para muchos moradores, en especial, para aquellos que tienen un negocio o, simplemente, una deuda sin fin.

Debido a la desesperación por conservar su emprendimiento y sostener a su familia, Liliana R.T. aceptó este tipo de préstamo. Como era previsible, los cobradores de nacionalidad colombiana irrumpieron, hace unos meses, en su domicilio de manera salvaje y amenazaron con despojarla de sus pertenencias, si no pagaba las cuotas atrasadas. 

· Avisos en postes, paredes, veredas, etc. 

¿Cómo se ofrecen los préstamos gota a gota?

· Anuncios en mercados, negocios y otros. 

· Tarjetas y volantes que ofrecen “dinero el toque”.

· Con aplicativos que registran toda tu información. 

· A través de las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram, etc.).

· Con publicidad en periódicos. 

Así como Liliana, en el Perú, muchas personas son víctimas de este fenómeno que parece nunca acabar. 

En lo que va del año, la Policía Nacional ha desarticulado siete bandas criminales y ha capturado a sesenta y cinco personas relacionadas a este servicio ilegal, en todo el Perú. 

Gota a gota: promoción total 

Para Carlos Chorres Gonzales, abogado penalista, este mecanismo de préstamo es informal y ofrecido por personas particulares, quienes lo promocionan mediante anuncios publicitarios, redes sociales o aplicativos.

Los servicios, agregó, son fáciles debido a que no se requiere de un proceso engorroso y de documentación formal, es por ello que, al no contar con ningún estudio de crédito previo por parte del prestamista, las personas lo adquieren sin pensar en las posibles consecuencias.    

“Dichos préstamos son de fácil acceso, ya que los prestamistas solo solicitan datos básicos al futuro beneficiario como sus nombres, DNI, domicilio, número de celular, correo electrónico; no obstante, estos resultan suficientes para que se acceda a información personal”, indicó el profesional.

Tienen intereses muy altos, por lo que se vuelven imposibles de pagar. Las víctimas son personas naturales y pequeños comerciantes en su mayoría

Para Chorres, la información recaudada por los prestamistas sirve como medio para amenazar a sus víctimas cuando estas se atrasan en los pagos, debido al aumento súbito de los intereses.  

El jefe de la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri) de la Policía Nacional, Óscar Arriola, expuso que el propósito de los delincuentes es que los débitos nunca se terminen de pagar.

“En el momento en el que ya estás por cumplir con la deuda, te dicen que solo pagaste los intereses o te vuelven a prestar”, advirtió.

La calle está dura

“Dinero al instante, sin requisitos” es alguno de los mensajes que se observan en las calles de varias ciudades del Perú. 

Estas organizaciones mafiosas no solo han ingresado al área común o tradicional con afiches publicitarios en las calles, en los que se ofrecen como una salida oportuna para aquellos que no pueden obtener préstamos bancarios; sino que, también, están operando a través de aplicativos móviles que, incluso, entregan dinero, muchas veces, sin que las personas lo hayan solicitado. 

Gota a gota

“Estas apps depositan préstamos por S/ 1000 o S/ 2000 soles sin consultar a las víctimas; con el tiempo, terminan cobrando hasta S/ 18 000 o S/ 20000. Si no accedes al pago, los prestamistas lanzan una serie de amenazas, como atentar contra tu vida, casa o fuente de ingresos”, informó la agencia Andina. 

Todo evoluciona. Los aplicativos que brindan estos servicios están disponibles para ser descargados en tiendas virtuales. 

“Una vez me ofrecieron un préstamo, pero me negué. Tengo conocimiento que es una modalidad sin regulación legal y que, al no cumplir con los pagos, los prestamistas pueden cobrarse con mi vida”, señala Fiorella Ruiz Escobar, estudiante de Derecho. 

Todo evoluciona. Los aplicativos que brindan estos servicios están disponibles para ser descargados en tiendas virtuales. 

Para Gracy Alburqueque Pacherres, estudiante de Sicología, el préstamo gota a gota trae consecuencias psicológicas para la persona porque al tener que pagar diariamente este, les genera presión ocasionándole estrés y que entren en un estado de alerta, porque vivirá con el miedo constante de que le hagan daño a su familia y atenten contra su vida.

Sin embargo, existen algunas personas que, tal vez, por temor o falta de interés, no tienen conocimiento de lo que golpea a la realidad: la ignorancia como base del miedo.  

“No sé de ese préstamo, cómo funciona o de las consecuencias que tiene. Nunca me han ofrecido y tampoco tengo familiares envueltos en estos temas, por lo tanto, no sé nada”, señaló Merly Pacherres, quién se mostraba nerviosa al responder. 

¿Cómo operan los extorsionadores del gota a gota?

– Aumento súbito de intereses: suben excesivamente los intereses por cada día. 

– Reseteo de deuda: Al dejar de cumplir una cuota obligan a reiniciar los pagos desde cero.

– Una deuda por otra: Insisten y “presionan” para que la víctima tome nuevos préstamos.   

– Intimidación: Ante el incumplimiento de pago presionan psicológicamente a sus víctimas. 

– Violencia:  Amenazan, intimidan y dañan a sus víctimas, familiares y hasta a sus amigos.

Solicitar préstamos fáciles y rápidos no siempre es la salida a los problemas económicos. Primero se presta con sonrisas, pero luego se paga con lágrimas, es preferible no convertirse en una víctima más de estas bandas criminales que pueden someterte, sin querer, en un mundo de amenazas y extorsiones. 

Si es acosado por este ilícito no dude en acudir a la comisaría más cercana o llamar de manera anónima a la línea 1818 del Ministerio del Interior.

Más Información