InicioFruta frescaActualidadSicarios matan a balazos a prestamistas de Pacasmayo

Sicarios matan a balazos a prestamistas de Pacasmayo

PNP sospecha de vínculos entre los criminales de los últimos homicidios de la provincia liberteña.

Dos cobradores de crédito fallecieron el mismo día en circunstancias similares. Las similitudes en ambos casos impulsan la sospecha que una misma banda criminal, integrada por extranjeros de nacionalidad colombiana, estaría protagonizando ambos asesinatos. Por estrategia policial, el jefe de la División de Investigación Criminal (Divincri) de La Libertad, Javier Méndez, prefirió no brindar el nombre de la banda criminal en la mira.  

Ante los cuatro homicidios registrados en menos de una semana, en Pacasmayo, el jefe policial de la región La Libertad, Walter Calla Delgado, aseguró fortalecer las fuerzas del orden con la integración de 40 efectivos de la Dirección Nacional de Operaciones Especiales (DINOES) en la jurisdicción distrital de Pacasmayo y Guadalupe. “De acuerdo al plan de operaciones, tenemos cien efectivos Dinoes; de los cuales veinte están en Pacasmayo y Chepén; y se sumarán otros veinte más. Asimismo, se está desplazando personal de inteligencia para la resolución de los crímenes suscitados”, afirmó.

Joven prestamista fallecido

A las 7 de la mañana del miércoles 28 de setiembre, Jorge Rojas Paredes, un joven de 19 años murió acribillado. Desconocidos sujetos que se desplazaban en moto lineal lo dispararon en el tórax y abdomen provocando su deceso.

El atentado ocurrió en la zona conocida como Los Módulos, del sector Los Jardines, en el distrito de Guadalupe. Los familiares de la víctima, así como el cuerpo de serenazgo de la Municipalidad Distrital de Guadalupe y los agentes policiales de la comisaría del distrito, se apersonaron al escenario del crimen para realizar las investigaciones de ley. Por disposición del Ministerio Público, la necropsia fue realizada en la morgue de Trujillo.

Según la información policial, el joven se dedicaba al cobro de créditos. Por ende, los efectivos manejan la hipótesis de que se trataría de una venganza; aunque luego de recopilar las declaraciones de los familiares y testigos, no se descarta el móvil pasional.

Exreo en baja

Casi a las 7 de la noche del mismo miércoles 28 de setiembre, dos hombres dispararon a quemarropa a José Henry William Mejía Estela. La víctima de 49 años era conocido en el mundo del hampa como ‘cholito William’ y se dedicaba al cobro de créditos, en modalidad del gota a gota; es decir, exigía el pago del dinero prestado, a cuotas muy pequeñas, pero con altos intereses.

Dada la ocupación de quien había cumplido pena por más de 10 años en el centro penitenciario El Milagro, la Policía maneja la hipótesis de un ajuste de cuentas. Además, se ha identificado vínculos sociales con una banda criminal de extranjeros de nacionalidad colombiana; por lo que no se descarta el móvil de venganza.

Conforme a las declaraciones de los testigos, William Mejía se desplazaba en una moto lineal cuando dos sujetos a bordo de otra moto se aproximaron hacia él y le dispararon varias veces a su cabeza provocando su muerte.

El crimen se produjo en la intersección de los jirones José Andrés Rázuri y José Olaya. Hacia el lugar, acudieron sus familiares y los agentes policiales del Departamento de Investigación Criminal de Pacasmayo. Por orden del Ministerio Público, el cuerpo del occiso fue trasladado a la morgue de Trujillo; en tanto, la Policía asegura estar detrás de los pasos de la banda criminal que produjo el luctuoso hecho.

Vivián Fernández Sevillano
Vivián Fernández Sevillano
Nació en Trujillo, una ciudad predispuesta para la cosecha de mangos. Por ende, era la fruta que más abundaba en su casa durante el verano. Además de su dulzura y buena pepa, este tropical comestible le enseñó lo que es la madurez de los vegetales y a no dejarse llevar por las apariencias. Ahora, esas enseñanzas le sirven en su actividad periodística, la misma que orienta hacia el bienestar de las familias. El secreto, dice, está en enamorarse del proceso que implica la búsqueda de la verdad, y más en los días de lluvia.