Cerro Cabras: una quebrada sin control

La quebrada del cerro Cabras nace en la montaña del mismo nombre, a pocos metros de la zona urbana del distrito La Esperanza, en Trujillo, Perú. Cada vez que llueve con intensidad, el afluente se carga y empieza su poder destructor.

La quebrada del cerro Cabras tenía un atajador natural: dunas. En su faldas y, en especial, en parte más baja, acumulaba arena fina, la cual servía como amortiguamiento cuando discurre agua.

Con el pasar de los años y debido a actividades ilícitas, que han contado con la complicidad de autoridades, inescrupulosos han montado un negocio de venta de esa arena. Así, de manera sistemática, se ha retirado ese material empleado en construcción.

De esta forma, el cerro Cabras se quedó sin su defensa natural, y la población quedó expuesta y a merced de la naturaleza. En este mapa, elaborado por BuenaPepa, conozca los aspectos más significativos de la quebrada del cerro Cabras y su impacto en la colectividad, en especial, en Wichanzao.

Más historias relacionadas

El barro y la vida

Yaku: Una Desgracia Conocida es una amalgama de historias que evidencia las transformaciones de los sobrevivientes. Un desastre saca lo mejor o lo peor de las personas. Conózcalas.

El eco de tu voz

Yaku: Una Desgracia Conocida también carcome por su voces, llantos y silencios, los cuales cuentan la lucha del infortunio y la vida. Escuche nuestra serie de pódcast de quienes se enfrentaron al ciclón.

En vivo y directo

Yaku: Una Desgracia onocida se alimentó con transmisiones en vivo que cuentan la severidad del ciclón en la vida de los sobrevivientes y en su ejemplo por sobreponerse.

Tírese un selfi

La fotografía es una herramienta fundamental para dejar testimonio de la transformación de las personas luego del ciclón Yaku.

Tinta y tiempo

Yaku: Una Desgracia Conocida también se cuenta en cómic.

Con brújula

A través de un mapa interactivo recorre el nacimiento y desplazamiento de la quebrada del Cerro Cabras, que se activó con las lluvias del ciclón Yaku y sepultó decenas de viviendas.

La quebrada del cerro Cabras nace en la montaña del mismo nombre, a pocos metros de la zona urbana del distrito La Esperanza, en Trujillo, Perú. Cada vez que llueve con intensidad, el afluente se carga y empieza su poder destructor.

La quebrada del cerro Cabras tenía un atajador natural: dunas. En su faldas y, en especial, en parte más baja, acumulaba arena fina, la cual servía como amortiguamiento cuando discurre agua.

Con el pasar de los años y debido a actividades ilícitas, que han contado con la complicidad de autoridades, inescrupulosos han montado un negocio de venta de esa arena. Así, de manera sistemática, se ha retirado ese material empleado en construcción.

De esta forma, el cerro Cabras se quedó sin su defensa natural, y la población quedó expuesta y a merced de la naturaleza. En este mapa, elaborado por BuenaPepa, conozca los aspectos más significativos de la quebrada del cerro Cabras y su impacto en la colectividad, en especial, en Wichanzao.