InicioFruta frescaActualidadMiles de prendas fueron donadas para abrigar a más de 800 niños...

Miles de prendas fueron donadas para abrigar a más de 800 niños en Chugay

Gesto de solidaridad se efectuó gracias a la campaña ‘Abrigatón, un abrigo una esperanza’. Prendas serán dirigidas a Chugay, distrito de Sánchez Carrión, que resiste temperaturas de -6°.

La solidaridad se ha manifestado de manera contundente en el distrito de Chugay, donde alrededor de 800 niños en situación vulnerable enfrentan las inclementes temperaturas a causa del friaje. En un emotivo gesto que refleja el corazón generoso de la comunidad, miles de prendas abrigadoras han comenzado a ser acopiadas en la emblemática Catedral de Trujillo en el marco de la iniciativa ‘Abrigatón: un abrigo, una esperanza’, liderada por el Gobierno Regional de La Libertad.

El evento de lanzamiento de esta valiosa campaña contó con la presencia del Gobernador César Acuña Peralta, quien expresó su firme compromiso con los más necesitados y subrayó la importancia de unir esfuerzos en pos de un objetivo común. “Agradezco de corazón a todas las personas que han decidido sumarse a esta noble causa, brindando su apoyo a nuestros compatriotas en Chugay que sufrirán las inclemencias del friaje. Juntos, con una única fuerza, trabajaremos para alcanzar nuestras metas”, afirmó Acuña.

El “abrigo-solidario”, como se le ha bautizado en la región, es una alianza en la que participan diversas entidades, tales como el Ejército del Perú, Caritas del Perú del Arzobispado de Trujillo, la Municipalidad Provincial de Sánchez Carrión, la Universidad César Vallejo y el colegio Talentos. Esta colaboración multidisciplinaria da vida a una iniciativa que busca aliviar los estragos del friaje en Chugay, un distrito ubicado a 4 mil metros sobre el nivel del mar en la provincia de Sánchez Carrión. Las temperaturas extremas que pueden llegar a alcanzar los -6°C, consecuencia del Fenómeno del Niño Global, han impactado gravemente la salud de los habitantes más vulnerables, exacerbando enfermedades respiratorias.

“Este gesto solidario con los niños de Chugay es un ejemplo de cómo diversas instituciones pueden unirse para marcar la diferencia en la vida de quienes enfrentan el frío invierno sin los recursos necesarios”,

 Rocío Zapata, representante del Arzobispado.

La Catedral de Trujillo, en su rol de centro de acopio, se ha convertido en un símbolo de esperanza y compasión en este esfuerzo por brindar protección y calor a quienes más lo necesitan. La donación de prendas abrigadoras no solo resguarda a los pequeños de Chugay de las adversas condiciones climáticas, sino que también demuestra que la solidaridad puede unir a los liberteños bajo un propósito común.

La comunidad en general está invitada a unirse a este esfuerzo y contribuir a la causa. Cada prenda donada se convierte en un rayo de esperanza que ilumina los días fríos de los niños en Chugay, recordándonos la importancia de cuidarnos con frecuencia en tiempos difíciles. Juntos, como sociedad comprometida, podemos marcar una diferencia significativa en la vida de quienes más lo necesitan.

Todo con Chugay: campaña no se detiene
En un acto de solidaridad que trasciende las barreras institucionales, las puertas se abren para una iniciativa que busca llevar abrigo y esperanza a quienes más lo necesitan. Desde el 7 de agosto hasta el 1 de septiembre, la comunidad trujillana, así como empresas y organizaciones no gubernamentales, tienen la oportunidad de contribuir con la donación de frazadas y prendas abrigadoras en los puntos de acopio establecidos.

Los lugares designados para recibir estas muestras de calor humano son la histórica Catedral de Trujillo y la Universidad César Vallejo. De lunes a sábado, los donantes podrán acercarse a estos puntos de encuentro para hacer su contribución a esta noble causa.

“Este gesto solidario es un ejemplo de cómo diversas instituciones pueden unirse para marcar la diferencia en la vida de quienes enfrentan el frío invierno sin los recursos necesarios. La Iglesia, como parte activa de la comunidad, no ha permanecido ajena al llamado de quienes necesitan apoyo”, expresó la hermana Rocío Zapata, representante del Arzobispado, recordando las palabras del Papa Francisco: “No nos dejemos robar la esperanza”.

El fruto de esta colecta no solo simboliza la unión de esfuerzos, sino que también llevará calor a quienes lo necesitan. El Gobierno Regional de La Libertad (GORE) se encargará de entregar las donaciones el próximo 3 de septiembre en Huamachuco. Este evento cívico integral no solo incluirá la entrega de abrigos, sino que también será el escenario de una campaña de salud gratuita, donde se brindarán servicios médicos a la población. Además, se ofrecerán capacitaciones sobre cómo proteger las viviendas ante las heladas, fortaleciendo así la resiliencia de las comunidades locales.

En este tiempo de unión y acción, la comunidad trujillana demuestra una vez más su capacidad para hacer frente a los desafíos invernales y tender una mano solidaria a quienes más lo necesitan. Cada donación cuenta y marca la diferencia en la vida de aquellos que sienten el frío con mayor intensidad. Juntos, construimos un tejido de apoyo y esperanza que trasciende las estaciones y perdura en el tiempo.

Más Información