InicioFruta frescaActualidadEl Niño Costero: pronostican lluvias en el norte peruano de julio a...

El Niño Costero: pronostican lluvias en el norte peruano de julio a setiembre

El Niño Costero está a la vuelta de la esquina, según los expertos. La Comisión Multisectorial Encargada del Estudio Nacional pronosticó “lluvias ligeras y puntuales” de julio a setiembre.

El Fenómeno de El Niño Costero está cada vez más cerca. Se prevé que durante el trimestre de julio a setiembre de 2023, la costa norte de Perú experimente temperaturas del aire superiores a lo normal y lluvias ligeras y dispersas, según el pronóstico de la Multisectorial Encargada del Estudio Nacional del Fenómeno de El Niño (Enfen).

De acuerdo con el último comunicado oficial Enfen 10-2023, la Comisión Multisectorial ha declarado el estado de Alerta de El Niño costero debido a la continuación del fenómeno en la región Niño 1+2, que abarca la zona norte y centro del mar peruano, hasta el verano de 2024. Esto se basa en la alta probabilidad de desarrollo de El Niño en el Pacífico central.

El documento indica que las magnitudes esperadas para lo que queda del año oscilarían entre fuertes y moderadas, mientras que para el verano de 2024 se esperan magnitudes principalmente débiles (37 %) y moderadas (33 %). Los detalles completos se pueden encontrar en el enlace adjunto al comunicado.

En cuanto a la región del Pacífico central (región Niño 3.4), el Enfen sostiene, según el juicio experto y los datos observados, así como los pronósticos de modelos climáticos internacionales disponibles hasta la fecha, que es más probable que El Niño alcance una magnitud moderado en la primavera. Por otro lado, para el verano de 2024, la magnitud más probable sería débil (60 %), seguida de moderada (20 %).

El comunicado destaca que para el trimestre julio-setiembre de 2023 se esperan valores de temperatura del aire superior a lo normal y lluvias ligeras y dispersas a lo largo de la costa de Perú.

El Niño llego a la costa y sierra
Bajo el escenario de El Niño Costero para el verano de 2024, es probable que se produzcan lluvias de moderada a fuerte intensidad, principalmente en la costa norte y sierra norte.

El comunicado del Enfen advierte que, entre julio y octubre, se espera que los caudales y niveles de los principales ríos se mantengan en valores normales o por debajo de lo normal. En la región hidrográfica del Titicaca, es muy probable que el régimen hídrico se mantenga predominantemente deficitario.

Con respecto a la pesca, se espera un retraso en el inicio del proceso de maduración y desove de invierno de la anchoveta de caldo norte centro, así como una mayor disponibilidad de caballa y bonito en aguas superficiales (recursos pesqueros pelágicos).

En cuanto a los recursos pesqueros demersales (que viven cerca del fondo del mar), se espera que la merluza presente bajos valores de desembarque debido a los cambios en su distribución. Por otro lado, se prevé la presencia de especies indicadoras de aguas ecuatoriales y oceánicas, como el pez sierra, barrilete y atún de aleta amarilla, entre otros. La distribución de la pota se concentra principalmente en la zona norte.

Cómo afrontar el Niño Costero: ecomendaciones
En un comunicado oficial, el Enfen recomienda encarecidamente a aquellos que deben tomar decisiones importantes que tendrán en cuenta los posibles escenarios de riesgo en base al pronóstico estacional actual y las proyecciones para el verano de 2024. El objetivo es adoptar las acciones correspondientes para reducir el riesgo y preparación para una respuesta adecuada.

La Comisión Multisectorial del Enfen asegura que seguirá informando sobre la evolución de las condiciones oceánicas-atmosféricas y actualizando las perspectivas. El comunicado oficial del Enfen está programado para el próximo 21 de julio de 2023.

La Libertad, durante la presencia del ciclón Yaku en este año, fue una de las regiones más afectadas en el país junto a Piura, Lambayeque y Tumbes. En Trujillo, sectores como Wichanzao, en el distrito de La Esperanza, se vivió un panorama desolador al encontrar viviendas enterradas por el lodo ante el pasar de los huaicos.

Más Información